martes, noviembre 30, 2004

Comparecencia de Aznar (Recapitulación)

Y, como no podía por menos, la siniestra mascarada que ayer se escenificó en el Congreso acabó con el cristiano comiéndose a los leones.
Los leones no fueron capaces más que de sacar a pasear sus manidos y falsos argumentos y claro, el cristiano arrojado a la arena se los fue merendando uno a uno, señalando la mendacidad de sus acusaciones, desnudando sus inconsistencias; y es que, para comerse a los leones, no hay como decir la verdad y tener la razón. ¿Qué otra cosa podía esperarse, cuando quien fue a acusar a Aznar de imprevisión se había hartado de ridiculizar las preocupaciones del Gobierno del PP en relación con el terrorismo islámico (Llamazares)? ¿O cuando quien le pedía cuentas al ex-presidente por un atentado venía de negociar con ETA los lugares donde ésta puede y no puede atentar (Puig)? ¿O cuando quien imputaba a Aznar de manipulador había arreglado el testimonio de un compareciente (Cuesta)? Impagable también el interrogatorio de la comisionada de Nafarroa Bai, émula inconsciente de Perry Mason y de Roy Bean; otro menos caballeroso que Aznar habría hecho lo que la situación demandaba, es decir, mandarla al diablo. En todo caso, la ridícula intervención de esta señora puso de manifiesto lo mucho que el acto tuvo de carnavalada, de circo, de espectáculo; como bien dice Manel en Hispalibertas, ninguno de los comisionados tenía el más mínimo interés por esclarecer nada, sino sólo por profundizar en su estrategia de mentira, de manipulación y de odio. Incluso a las mentes menos claras, al menos eso les ha tenido que quedar claro, pese a la monstruosa campaña de manipulación ayer desatada en ciertos medios como la citada cadena SER, Televisión Española o Tele5.
Sólo una cosa se puede lamentar de la comparecencia de Aznar, y es que Aznar, producto de su alto sentido de Estado, compareció con una mano atada a la espalda: la mano de los agujeros en nuestras fuerzas de seguridad, que el ex-presidente no osó mencionar una sola vez. Con impávida determinación, Aznar respaldó y defendió una y otra vez a las fuerzas del orden antes, durante y después de los atentados del 11 de marzo, a pesar de que parece probado que miembros de dichas fuerzas incurrieron en gravísimas deslealtades y traiciones, quién sabe con qué fines. Desde luego, esos fines no los averiguaremos gracias al circo de la comisión, y tendremos que confiar en la Justicia y en la prensa libre.
No quiero cerrar este post sin manifestar mi sorpresa y agradecimiento por el hecho de que en Libertad Digital se hayan hecho eco de mis palabras de ayer en una noticia de la edición de hoy, concretamente en el último párrafo, dedicado a la famosa cuña de la SER. Es un gran honor saberse leído e incluso citado por un medio de gran difusión, y representa un gran acicate para quienes, muchas veces, tenemos la impresión de predicar en el desierto. Un desierto nada remoto, por cierto.
Rectificación - 12:47
En mi artículo he atribuido precipitadamente a Manel Gozalbo la autoría del post de Hispalibertas al que hago referencia, cuando en realidad es obra de Golan. Mis disculpas a Golan, y también mis felicitaciones por ese extraordinario artículo.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 11:12:00 a. m.