domingo, diciembre 12, 2004

Imagínate

Imagínate.
Imagínate que en un país se produce un espantoso atentado donde mueren casi 200 personas.
Imagínate que, apenas un par de semanas antes, activistas de una banda terrorista e independentista de una región del norte de ese país hubieran sido capturados con planos donde aparecía marcado ostensiblemente, como objetivo de un atentado futuro, el lugar donde finalmente se produjo el atentado.
Imagínate que, a través de rápidas y concluyentes pruebas, la policía del país determina que los autores de la masacre no son los terroristas domésticos como podría parecer, sino terroristas fundamentalistas religiosos de países islámicos.
Imagínate que, tres días después de los atentados, hubiera elecciones en ese país y que uno de los partidos, el partido opositor, hubiese inculcado en la ciudadanía la idea de que el atentado, de haber sido cometido por los terroristas islámicos, habría sido por culpa de la política del gobierno, liderado por el partido contrario.
Imagínate que, gracias a dicha campaña, el partido opositor ganara las elecciones.
Imagínate que el partido ganador de las elecciones se reafirmase, aún después de su victoria, en la estrategia permanente de atribuir el atentado a los terroristas islámicos y se negase a investigar más allá, y de hecho hiciese de esa tesis algo así como la fuente de legitimidad de su victoria electoral.
Imagínate que, algunos meses después, la policía desarticulase un comando de terroristas islámicos con un plano donde apareciese ostensiblemente marcado como objetivo de un futuro atentado, entre otros objetivos, un gran estadio de fútbol.
Imagínate que, sin embargo, los autores del gran atentado que costó la vida a casi 200 personas hubiesen sido los terroristas independentistas del norte del país.
Imagínate que estos terroristas, con la esperanza de obtener ventajas en su estrategia secesionista, se propusiesen chantajear al gobierno ascendido al poder gracias a la propagación de la idea el-atentado-fue-islámico-y-fue-culpa-del-gobierno-anterior.
Imagínate que, para chantajear al gobierno, los terroristas independentistas anunciasen falsamente la colocación de una bomba en el mismo lugar donde los terroristas islamistas tenían planeado atentar, como diciendo "mirad, es lo mismo que pasó con el atentado de los 200 muertos, pero al revés: en realidad, aquél fuimos nosotros. No tenemos más que contárselo a la gente para que vuestra victoria electoral quede como un enorme bluff, de modo que más os vale escucharnos".
¡Imagínate!

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 10:44:00 p. m.