jueves, diciembre 09, 2004

La muerte de Elisángela - Actualización V

La noticia de la muerte de Elisángela Barbosa, ex mujer del testigo protegido Lavandero, que desde FC hemos ido siguiendo en la medida de nuestras posibilidades, se diluye entre los medios en red, y va perdiendo poco a poco el interés del público.
A la memoria de Elisángela Barbosa Guimaraes
"En mi curioso ayer prevalecía la superstición de que entre cada tarde y cada mañana ocurren hechos que es una vergüenza ignorar. El planeta estaba poblado de espectros colectivos, el Canadá, el Brasil, el Congo Suizo y el Mercado Común. Casi nadie sabía la historia previa de estos entes platónicos, pero sí los más ínfimos pormenores del último congreso de pedagogos, la inminente ruptura de relaciones y los mensajes que los presidentes mandaban, elaborados por el secretario del secretario con la prudente imprecisión que es propia del género. Todo esto se leía para el olvido, porque a las pocas horas lo borrarían otras trivialidades".
JORGE LUIS BORGES. El Libro de Arena.
La noticia de la muerte de Elisángela, cumpliendo el satírico dictamen de Borges (que no es sino un lúcido análisis del periodismo), se va difuminando en el olvido. Nuevas trivialidades se le superponen, la cubren poco a poco, la condenan al olvido. Aún algunos medios locales tratan de corroborar algunas tesis: los servicios de emergencia fueron llamados con un retraso de al menos 40 minutos por parte de los policías que presenciaron, no sabemos si con total indiferencia, el suicidio de la muchacha; en algún otro sitio se nos dice que Elisángela, según sus amigos, en ningún momento les habló de suicidio; tampoco falta un sencillo, pero emotivo recuerdo para esta mujer de quien, en la agitación de las cábalas, las sospechas y las acusaciones, se nos ha olvidado que era más que nada eso, una mujer joven de veintidós años, madre de un niño pequeño, que vino desde Brasil llena de planes y que ha terminado ahogada en una playa de aguas heladas, avivando con ello, involuntariamente, los rescoldos del suceso más terrible de la historia reciente de España.
Es poco lo que podemos hacer ya; todo quedará reducido a la fuerte impresión que tenemos muchos de que hemos sido espectadores de un crimen espeluznante, en el más puro estilo cosa nostra, detrás del cual se oculta probablemente la misma mano que movió los hilos del espanto de los trenes de marzo. Sin embargo, quien de verdad tiene que investigar no quiere hacerlo, insultando de este modo a la memoria no sólo de Elisángela, sino de los 192 muertos de Madrid, e insultando también a la dignidad de todos. Para la anécdota quedarán los comentarios de Arruche, los de Llamazares, siempre tan aficionado a descubrir conjuras en todas partes menos donde no le interesan; o de Álvaro Cuesta, el influenciador de testigos ahora metido a psicólogo de guardarropía. Para la anécdota y para la vergüenza las declaraciones expresas e indisimuladas del Ministerio del Interior afirmando que no hay nada que investigar en el suceso, y que recuerdan, por alguna extraña asociación de ideas, a aquello de "ni hay pruebas ni nunca las habrá".
Quienes creemos en el liberalismo no perdemos las esperanzas del todo. Igual de un modo algo teatral, a la Frank Capra, pero todavía creemos que es posible que alguien, algún reportero de un pequeño medio local o un agente de la Guardia Civil o de la Policía con un resto de integridad en las venas, persevere en solitario en la investigación de este hecho hasta que llegue el día en que pueda levantarse frente a la maquinaria del Estado y de los grandes medios de comunicación de masas para hacernos saber la verdad. Valientemente, irrefutablemente.
Mientras tanto ahora, como en una representación metafórica de su propia muerte, Elisángela vuelve a sumergirse en el agua de la indiferencia pública, hasta desaparecer del todo. Nuestro queremos saber me temo que, en este caso, no servirá para nada.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 8:59:00 p. m.