jueves, enero 27, 2005

El Gobierno de España se alinea... una vez más.

Se celebran estos días dos foros mundiales que, por propia vocación, pueden calificarse de contrapuestos: el Foro de Davos y el de Porto Alegre.
Se supone que el primero es un foro donde deben debatirse medidas relacionadas con el fomento del comercio internacional y la globalización del capitalismo, aunque después de estudiar mínimamente el pelaje de ciertos invitados y la carga de rancio distribucionismo o de papanatismo progre de muchas de las intervenciones, uno duda que el foro de Davos sea algo más que una especie de lavatorio de conciencias: ser pro-capitalista y pro-globalización, sin matices, se conoce que vende poco y debe ser llevado con vergonzante discreción, como quien lleva una tara. No es de extrañar que los Estados Unidos hayan llevado a responsables de segunda fila mientras que los países europeos se han apresurado a enviar a toda su artillería pesada: todo sea por el Multilateralismo.
El otro foro, el de Porto Alegre, lo tiene mucho más claro: se define como El Foro Anti-Davos, anti-globalización y anti-todo lo que suene a comercio libre y economía de mercado. Allí se dan cita la mayor parte de los santones de la militancia antiglobalización, como Manu Chao, Rigoberta Menchú (la que define a la ETA como movimiento de resistencia), José Bové (el afamado destructor francés de McDonald's), José Saramago, los chichos de Attac (se supone que con George al frente) o Hugo Chávez. Algunos, como Lula Da Silva, hacen doblete entre Porto Alegre y Davos, e intentan quedarse al plato y a las tajadas.
Aunque el Foro está dirigido, se supone, a encontrar alternativas a la Globalización, no cuesta trabajo imaginar que quedará reducido a la proclamación coral de diversos mantras posmodernos de esos que tanto les gustan a los militantes antiglobalización, y no creo que destruyan ningún McDonald's porque ya los habrán cerrado todos desde que el Foro se celebra en la infortunada ciudad de Porto Alegre. Nihil Novum Sub Sole.
He buscado por todos los medios en red la lista de personalidades españolas con funciones institucionales que acudirán al Foro de Davos, y me ha pasado como en Alien, que en el espacio nadie puede escuchar tus gritos. Sin embargo, hé aquí que me tropiezo con la noticia de que nuestra Secretaria de Estado para la Cooperación, la indescriptible Leyre Pajín, acudirá... a Porto Alegre.
Parece comprobado, por tanto, que Pajín y, por inferencia, el Gobierno de España al que ella representa desde su elevada responsabilidad, entienden por Cooperación la quema de cajeros automáticos, la destrucción de McDonald's, el apedreamiento de edificios, el incendio de coches aparcados por las calles, y otras muchas actividades en las que muchos de los asistentes de honor a Porto Alegre se han distinguido. Para Pajín, la Cooperación consiste en cerrar las fronteras a los productos procedentes de los países pobres, en restringir los flujos de capital a través de los mercados financieros, en aplicar todo tipo de barreras arancelarias y, en suma, en cerrar los canales de trasvase de riqueza desde las economías fuertes a las débiles, pero los canales de verdad, los del comercio, no los falsos y diminutos canales de la caridad y las limosnas. Pero claro, todo esto exige algún conocimiento que, sin embargo, es dispensable a la hora de bailar el corro de la patata y de gritar consignas idiotas contra el comercio y, en definitiva, la prosperidad.
Yo no sé ni por qué me sorprendo a estas alturas.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 8:21:00 p. m.