miércoles, febrero 16, 2005

El asunto del día

Pocos días se puede decir que hay una verdadera "noticia del día". Hoy, sin embargo, es muy sencillo: hoy entra en vigor el Protocolo de Kyoto.
La mayor parte de los medios lo destacan con el sectarismo y la falta de rigor que caracteriza al estamento periodístico con escasas y honrosas excepciones: de un modo absolutamente acrítico se considera que el Protocolo es bueno en sí mismo y que los EE.UU., grandes ausentes de esta pretendida celebración del buen sentido ecologista, son por tanto malvados e insensibles con el medio ambiente.
Son pocos los que examinan la noticia no desde su lado más o menos propagandístico, sino desde su lado económico y, sobre todo, desde la influencia que tendrá sobre el funcionamiento de la economía española. El Diario Exterior pone el énfasis en los estudios elaborados por UPS Europe Business Monitor y por PWC, el último de los cuales considera casi imposible que España pueda cumplir los criterios del Protocolo de aquí a 2012. Según estos estudios, la mayoría de los empresarios españoles y europeos están preocupados por la pérdida de competitividad que el Protocolo significará para la economía de la UE, sobre todo frente a los EE.UU., que no ratifican el acuerdo. La preocupación entre los empresarios españoles es superior a la media: nada tiene de extraño, considerando que España ratifica el Protocolo (para variar) en situación de desventaja frente a la mayor parte de los países de la UE. La consecuencia puede ser una huída de empresas de España a otros países menos penalizados por la aplicación del Protocolo. En clave de economía interior, otra de las consecuencias más notables será la elevación en la factura de suministro eléctrico. También Sala i Martí se desmarca a medias del bobismo imperante con un artículo, si bien no demasiado contundente sí bastante razonable en la Vanguardia (vía Cine y Política).
Frente a la consternación de los empresarios, llama la atención la felicidad de los ecologistas sandía, justificada ante el éxito que supone este duro golpe a la economía de mercado.
Como queda dicho, EE.UU. no ratifica el Protocolo. En los medios sólo se alude a la razón del coste, pintando de este modo a los EE.UU. como un país obsesionado con el lucro y nada sensible con los problemas medioambientales. Casi nadie cita como motivo relevante la discrepancia científica de fondo, y las dudas más que razonables de que la actividad humana tenga alguna influencia en el llamado cambio climático. EE.UU. no está solo en su oposición institucional al Protocolo: Australia también se resiste con uñas y dientes.
La ONU, no contenta con este severo mordisco a la economía mundial, anuncia que es sólo un primer paso. Lo pavoroso es pensar qué tendrán en mente para el futuro, si es que nos conceden un futuro y si es que tienen mente.
Bastantes bloggers están publicando también sus opiniones sobre el asunto. Destacables son las de Jahd, meticulosa y detallada, en Palma Liberal; o la de Astur Leonés en Desde el exilio; no conviene perderse todo lo publicado en Liberalismo.org y sus bitácoras al respecto. Esta bitácora también hizo en su momento algunas aportaciones, como por ejemplo ésta y esta otra.
Es un poco pronto para hacer una barrida a los mejores blogs americanos: esta tarde, si tengo tiempo, colgaré lo que vea, aunque seguro que Franco Alemán e HispaLibertas se me adelantan. Resignación.
En todo caso, haciendo nuestra la expresión de Jahd, podemos decir que hoy es un día muy negro.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 12:09:00 p. m.