martes, febrero 22, 2005

En respuesta a un post de HispaLibertas

Querido y admirado Manel:
Por alusiones, me gustaría hacer algunas puntualizaciones al, como siempre, interesante artículo que hoy publicas en HispaLibertas.

La primera, de índole personal y por tanto poco importante, es que estoy lejos de tomarme a mal (o a medio mal) cualquier cosa que se me diga con educación. Y hasta sin ella. Y sobre todo si me lo dice alguien a quien considero a estas alturas un compañero, no sé muy bien de qué, pero compañero al fin y al cabo. Uno ya va cumpliendo años y los años, que son un engorro para otras cosas, son sin embargo un bálsamo estupendo para las fatigas del alma. De modo que, por ahí, no hay problema y si llegó a parecerlo fue porque a lo mejor no supe darle la forma debida a lo que no era más que una puntualización primero y una broma después. Pido disculpas en ese caso.

La segunda, de índole igualmente personal y, por tanto, igualmente irrelevante, es que no parece muy justo que, utilizándome como ejemplo, digas lo siguiente: "(...) repitieran asuntos ya abordados anteriormente en otros blogs sin enlazar en señal de reconocimiento y netiqueta, sucediendo además que no aportaban demasiadas novedades (o ninguna). Emilio, (...)" Hombre, en el caso concreto que, con razón o sin ella, me afeabas, yo elaboré un comentario más o menos enjundioso y fundamentado, mientras que tú te limitabas (y a mí me parece fenomenal) a enlazar el artículo de marras sin más que reseñar el título. Entiendo por tanto que la crítica, pudiendo ser aceptable en lo general, resulta inapropiada, es más, injusta en lo particular. Sí te he reconocido ya que, por no haberlo leído con la debida atención, no localicé el enlace en tu post, de modo que creí inocentemente ser el primero que comentaba aquél artículo. Como ya me disculpé entonces no vuelvo a hacerlo ahora. Dios dijo hermanos pero no primos (y ahora aclaro: esto es una broma).

Tercera puntualización, esta vez un poco más interesante, o eso espero. No sabemos lo que pasará mañana en la blogosfera española. Probablemente, que se hará esa criba que Yesare menciona en los comentarios a tu artículo. Hasta que llegue ese momento, me parece algo precipitado mirar por encima del hombro a las bitácoras individuales que, a pesar de las limitaciones de tiempo y ciencia, nos esforzamos por sobrevivir. Afirmar que nuestro trabajo es producto del "orgullito, el 'esto es mío y hago lo que me pasa por los huevos' y zarandajas de esas" me parece una nueva injusticia y, lo que es más, una falta de respeto. Barcepundit desde luego, pero también Figaro's Blog, Sandwiches, Carmelo y muchas otras bitácoras son ejemplos notorios de que un blogger solo puede construir un trabajo útil, completamente digno y merecedor del interés de los lectores. Es posible que con escasa audiencia en algunos de los casos por el momento, y puede que por siempre jamás: aplicando principios muy simples y creo que compartidos, audiencias eternamente bajas conducirán al hastío primero y a la renuncia después de esos bloggers solitarios, que dejarán su espacio a otros que satisfagan mejor el interés de su público. O tal vez prefieran no dejarlo y perseverar por prurito personal o, de un modo algo borgeano, por complacer a un único, anónimo lector. En todo caso, it's up to them. Y, desde luego, no me gustaría ver convertida la Red Liberal en una especie de carrera por comprobar quién enlaza primero el último post de Glenn Reynolds o de Omar & Mohammed: prefiero que lo enlacen varios y que cada uno le de su visión particular, aun sin necesidad de respetar precedencias ni de hacerse reverencias mutuas. Pero esto es sólo lo que yo prefiero, claro; otros preferirán otra cosa.

Por qué no hay más bitácoras colectivas, te preguntas. Y yo respondo: porque las personas somos libres. Libres para mantener nuestra bitácora individual pese a las limitaciones de tiempo; para comprobar con satisfacción que la audiencia del día anterior ha sido récord; para recibir un par de correos de lectores, o de otros bloggers a los que uno admira en secreto, felicitándole por este o aquel artículo. No me cabe duda que, desde el punto de vista de la eficacia, un blog colectivo es mucho mejor que uno individual; mírame a mí, que me hice con un corresponsal en Argentina pero me ha salido más vago que la chaqueta de un guardia (un abrazo, Gerardo, y mejórate). Bien, dicho esto: ¿y qué? ¿Que proliferan las bitácoras liberales de un solo autor? ¿Que se multiplican por ciento? No pasa nada. Los lectores, que no se marean con facilidad y tienen la sartén (el ratón) por el mango, decidirán. Descartarán unas, potenciarán otras, algunas decidirán fusionarse entre sí. Habrá quien se baje en marcha por cansancio o por lo que sea. Chi sará, sará.
Creo que estamos todos haciendo un buen trabajo, unos mejor y otros peor, pero bueno en general. No voy a salir con la tontería esa de que "hay sitio para todos": mentira, no lo hay. Seguramente en dos o tres años la audiencia haya separado el grano de la paja y suceda lo que ya se está viendo en mercados más maduros: que los lectores aumentan exponencialmente mientras que el número de autores se estanca o mengua. Incluso con lectores como Yesare, a quien citaba antes, como More, como Motilsarra, tendremos esa fuente de información a pie de calle que tú echas de menos y que está proporcionando a los grandes blogs americanos una buena parte de su capacidad de influencia. Pero hasta ese futuro, si es que finalmente se hace realidad, se llega a través de los ochenta bloggers medio diletantes que hoy, con su bitácora de Blogspot, su lector de feeds, su bugmenot, su flamante suscripción al WSJ y sus veinte lectores, escriben lo que buenamente pueden. Aunque los mandarines de la blogocosa les miren a veces con algo de... paternalismo.
Un fuerte abrazo.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 5:37:00 p. m.