martes, febrero 22, 2005

Ha muerto Cabrera Infante

Informa IBLNews y numerosos medios.
Cabrera Infante ha representado como pocos la esquizofrenia del Castrismo: primero, porque apoyó la Revolución Cubana, incluso en los peores momentos de represión inicial (nada menos que durante los primeros seis años); después, porque siendo agregado cultural en Bruselas, decidió exiliarse, mostrando desde entonces una postura muy crítica hacia el régimen de Castro y encarnando fielmente la figura del exiliado.
Los medios lo retratan hoy retrospectivamente como un feroz opositor al Castrismo; él, sin embargo, se habrá llevado a la tumba el secreto de la fascinación que, como tantos otros, sintió hace 40 años por la fantasmal revolución que ha llevado a Cuba a la miseria material y moral más absoluta.
Si hay algo cierto que se pueda decir de Cabrera en la hora de sus obituarios es que llevó a Cuba, a la Habana, en el corazón hasta el final de sus días. Yo, que no entiendo el nacionalismo en ninguna de sus vertientes, entiendo muy bien, sin embargo, la pura y simple nostalgia. Dijo Rilke que la verdadera patria del hombre es su infancia: Cabrera ha muerto sin haber dejado de pasear un solo día por los paisajes de su primera juventud, por una Habana de sueños que hace demasiado tiempo dejó de existir.
La obra narrativa de Cabrera Infante abarca algunos libros de relatos, críticas cinematográficas y varias novelas, muchas de ellas de gran valía: "Tres tristes tigres", "La Habana para un Infante difunto" o "Ella cantaba boleros". El conjunto de su obra le mereció el premio Cervantes en 1997.
Yo tengo mi opinión personal sobre la literatura de Cabrera: manierista, brillante muchas veces, excesiva siempre, lo mismo que la personalidad de su autor. Para las enciclopedias y las hemerotecas, que es lo que importa ahora, ha muerto una de las figuras más destacadas de la narrativa contemporánea en Español. Que descanse en paz.
Actualización.
Sentido y brillante panegírico en Una Temporada en el Infierno, el blog de Juan Pedro Quiñonero, que me regaña por no haber dedicado más espacio a recordar el infierno vivido por Cabrera Infante desde su exilio. Acepto la regañina con respeto y espíritu deportivo: pero declaro que, de los conversos del Comunismo, siempre me ha interesado más indagar en las razones de su pasado de devoción filo-comunista que en las de su conversión posterior: tal vez ese análisis nos ayude a determinar las causas de que, todavía hoy, tanta gente sienta el influjo fascinante de la tiranía, de la esclavitud, de la opresión. Que no ha desaparecido, que sigue, por desgracia, muy vigente.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 9:19:00 a. m.