lunes, febrero 28, 2005

Una estupidez como un rascacielos de grande

No se puede calificar de otra manera la propuesta realizada por Gonzalo Martínez-Fresneda en el gratuito 20 Minutos, salvo que no sea más que una broma grotesca que no terminamos de pillar: nada menos que dejar el Windsor como está, quemado y a medio derruir, a guisa de escultura posmoderna, de atracción de feria para turistas sin cerebro.
Monumento al espíritu de nuestro tiempo, evocación del sentimiento de inseguridad permanente que nos acosa, homenaje al desfallecimiento de todo lo humano (...)
Pero dedicando las plantas bajas a actividades culturales, claro, o la propuesta no quedaría lo bastante politically correct.
El artículo es tal catálogo de clichés, barbaridades y meras tontunas que sólo se puede creer si se lee completo. Para perfeccionar su carácter marcadamente progre, la vía que el articulista propone para consumar la bobada es, naturalmente, expropiar el solar donde se alza la ruina (se supone que a costa del bolsillo de los madrileños), procedimiento que nos dejaría a salvo, además, de una consecuencia del incendio que al articulista le parece especialmente deplorable, como es la brutal plusvalía. Ya se sabe que, según la ética progre, el dinero es malo, con la notoria excepción del propio.
El gratuito se ha apuntado al carro del populismo: ha abierto una consulta on-line para saber si los madrileños están de acuerdo con la brillante iniciativa. A juzgar por los numerosos comentarios colgados del artículo, los lectores se lo están tomando con humor: algunos proponen que el Ayuntamiento de Barcelona haga lo mismo con el socavón del Carmelo. Por humor negro que no sea.
A través de Periodistas 21.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 3:11:00 p. m.