viernes, marzo 18, 2005

Divide y vencerás

Ya son muchos los comentarios vertidos por los bloggers de uno y otro sesgo en relación con el hecho de la ya famosa retirada de la muy ecuestre efigie del Dictador, y el coincidente homenaje sorpresa al carnicero de Paracuellos del Jarama, con asistencia de los buenos y los menos buenos y clamorosa ausencia de los malos. (Perdón por la reiteración en la referencia al Areopagita, pero es que lleva dos días sembrado). Non bis in ídem, por tanto; no hablaré del hecho. Pero sí me gustaría reflexionar brevemente sobre la estrategia que alienta detrás del hecho, de la campaña emprendida por el Gobierno para revolver en su tumba a los muertos de la Guerra Civil, para sacarles de sus alcanforados catafalcos de la Historia y agitarlos a vista y paciencia de todo el mundo, como tarascas siniestras.

No creo que haya que pararse en las apariencias: el sectarismo guerracivilista (que otras veces se va por las ramas de lo anticlerical) del Gobierno no es el producto de una mera obsesión personal de Presidente Zapatero, a quien el espectro de su abuelo muerto se le aparezca por las noches; ni tampoco es el fruto de un mero afán de tocar las narices al respetable (arte en el que el Gobierno, todo hay que decirlo, parece haber alcanzado una singular habilidad). No, estos arranques de revisionismo son producto de una estrategia ya vieja, gastada incluso, que hemos visto ejercitar en Francia, maestra de ZP para tantas cosas: la estrategia de dividir para vencer.

Parece obvio que el Gobierno ha supeditado su acción política a laminar al Partido Popular, proscribirlo, privarlo de sus voceros en los medios de comunicación. El por qué es evidente: los dos o tres millones de votantes, fanatizados y cerriles, que los atentados del 11 de marzo atrajeron a las filas del PSOE son previsible flor de un día, mientras que el sustrato de casi 10 millones de votantes del PP parecen, por obra y gracia de la insólita fragmentación social que el Gobierno y sus socios están promoviendo en España, cada vez más convencidos y leales. Por tanto, el PSOE se ha propuesto arrancarle al PP por la derecha lo que no parece en disposición de arrebatarle por el centro, y se ha trazado el plan de alentar la formación de un partido de extrema derecha al socaire de la irritación provocada entre el sector más conservador del PP por sucesos como el de la estatua de Franco, la detención de los presuntos agresores de José Bono, el menosprecio de las víctimas de ETA, la permanente evocación de los héroes de la República, el ataque sistemático contra la Iglesia Católica y, en fin, tantas y tantas demostraciones de ese sectarismo contrario a la voluntad de olvido que trajo consigo la Transición, a esa reconciliación prácticamente conseguida que, en menos de un año, este Gobierno ha echado a rodar.

Con mezquindad en el cálculo, Zapatero y sus mamporreros de la izquierda radical o del separatismo nazionalista parecen haber visto claro el filón, la sangría de votos por el costado derecho del PP, a poco que un líder de corte fascista (al que tal vez estén engordando ya en alguna mazmorra de Ferraz o de Prisa) logre aglutinar la nostalgia de unos pocos y la indignación de otros tantos. No importa que la estrategia pase por reabrir las heridas, por inundarlas de sal, por sacar del arcón el puto uniforme apolillado del abuelo; de ese abuelo que todos, no sólo el Presidente Zapatero, tuvimos y que murió en la guerra; de mi propio abuelo, al que los regulares frieron a tiros en Talavera de la Reina mientras defendía solo una batería, al grito de viva la República, porque sus hombres habían huído. Sí, Presidente. El resto de españoles también tenemos nuestro abuelo muerto, nuestra ración de fantasmas, nuestro deber de memoria histórica: los suyos puede usted metérselos por el culo.

Qué más da a costa de qué sea todo. Carente como siempre de principios, el PSOE tiene al menos estrategias y las ejecuta con esa sonrisa gilipollas, que ahora llaman talante, en los labios, y con una bayoneta herrumbrosa apretada en el puño, bajo el capote.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 8:37:00 p. m.