lunes, abril 18, 2005

Del Plan Ibarreche ¿al Plan Zapatero?

Más allá de voluntarismos y de la confusión entre la realidad y los deseos de uno, las elecciones de ayer han arrojado unos resultados que, manteniendo las coordenadas fundamentales, dramatizan notoriamente el ya dramático panorama político vasco.
Batasuna, travestida de PCTV (era patético, por cierto, ver ayer a Llamazares llamarles "Partido de las Tierras Vascas", omitiendo la palabra "Comunista"), ha recobrado los votos que le prestó al PNV las elecciones pasadas, ante la amenaza legitimista, entonces real, de la entente Redondo-Mayor. Por su parte, el PSOE, al rebufo de su victoria electoral en Madrid, ha elevado sus prestaciones en la medida que el PP, agotado por una lucha solitaria y de gran desgaste, ha reducido las suyas. Contando a IU y al diputado de Aralar como fuerzas claramente secesionistas, lo cierto es que la aritmética de bloques no ha cambiado nada de nada.
He leído en muchos titulares que el Plan Ibarreche ha fracasado: no es cierto. El electorado aberchale le ha dicho al PNV que lo quiere más radical, o más deprisa, o más radical y más deprisa. En cuanto al electorado legitimista, ha derivado de una fórmula de oposición clara al independentismo (la fórmula de Redondo y, sobre todo, de Mayor) hacia una fórmula blanda, maleable y genuflexa, como es la de Pachi López, dejando a San Gil y el PP en una soledad que no se recordaba desde hace muchos años.
Los que creen que Batasuna se autoexcluirá del juego político se equivocan: hace apenas unos meses le prestó tres votos a Ibarreche para sacar adelante el procedimiento de tramitación del Plan Independentista en el Parlamento nacional, entre otras cosas porque el PNV, obrando en rebeldía, se negó a disolver el grupo parlamentario de los proetarras; y por otra parte, el Pacto de Lizarra sigue, hasta donde sabemos, en vigor. Por tanto, nada tendría de extraño que Ibarreche conservase el sillón gracias al voto de investidura de los pro-etarras: ni que fuera la primera vez.
Otra posibilidad, sin embargo, es la que más adeptos cosecha entre los comentaristas políticos: la de un pacto PNV-PSOE, con el añadido de IU y Aralar, de carácter marcadamente dirigido a aislar al PP. Los que piensan que un pacto de esas características desactivaría la vía independentista del Plan Ibarreche (y son mayoría) caen en una mezcla de ingenuidad y ceguera totalmente incomprensible.
Hace apenas unas horas, Blanco ha manifestado que el PSOE no descarta conversaciones con nadie, ni siquiera con Batasuna, y Otegi avala esa tesis al afirmar que existen contactos entre Batasuna y el partido de Pachi López. Y hace apenas unos días, Zapatero mismo se mostró partidario de celebrar, "en uno o dos años", un referéndum "de concordia y entendimiento". Tampoco conviene olvidar que el Gobierno de Zapatero ha estado siempre dispuesto a avalar cualquier iniciativa con tal que contase con un número bastante de votos: por eso admitió el debate del Plan Ibarreche en el Parlamento. No consideró el Gobierno que el Plan fuese ilegítimo de raíz, sino que fue simplemente rechazado por el juego de las mayorías. No sería raro que Zapatero se mostrase partidario de someter la misma decisión a la opinión, no de los españoles, sino de los vascos a través de un plebiscito que no contaría con garantías de ninguna clase. Por último, para los que todavía conserven un mínimo de fe en el carácter legitimista del PSOE, habrá que arrojarles a la cara el espectáculo de acelerada transición independentista que se está viviendo en Cataluña de la mano del PSC y bajo la batuta de ERC: a mí no me sorprendería una deriva semejante en el País Vasco.
Por tanto, los resultados de la contienda electoral vasca arrojan un panorama muy semejante al que ya había antesdeayer, salvo por lo dicho: el bloque independentista mantiene las dimensiones pero se escora sensiblemente hacia el radicalismo; el bloque legitimista se edulcora, se hace dúctil, y empieza a mostrar amplias áreas de fusión con el independentista. Sólo el PP, muy mermado cuantitativa y cualitativamente y al borde del definitivo aislamiento, defiende ya en el País Vasco una cierta idea de España.
(Anotación: me ha parecido muy brillante, sobre el mismo asunto, el artículo de Santiago Navajas en Cine y Política).

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 7:00:00 p. m.