lunes, mayo 23, 2005

Apaciguamiento a la oriental.

Según leemos en CNSNews.com, el gobierno de Corea del Sur ha comprometido el envío de una gran partida de fertilizante a su vecino estalinista del norte, a cambio de retornar a éste a las conversaciones regionales (six party talks) sobre desarme nuclear.
El gobierno tiránico del Norte no ha mostrado en compensación ningún gesto de acercamiento, como era de esperar. Gran parte de la prensa surcoreana y la oposición conservadora se preguntan hasta dónde va a llevar el gobierno su humillación ante el desdeñoso gobierno del tirano Il.
Hay que recordar que el actual gobierno socialista de Seul, presidido por Roh Moo Hyun, alcanzó el poder capitalizando el descontento de la población con mensajes populistas donde se manipulaba sin disimulo el deseo de paz y donde se culpaba a los EE.UU. de la inestabilidad de la zona. Ahora, preso de sus propias palabras, el gobierno de Roh trata de apaciguar con generosas dádivas al vecino del Norte, que se ha salido de forma unilateral de las conversaciones sobre desarme nuclear y que, de hecho, ha anunciado desafiante que proseguirá con su campaña de rearme.
El hombre es el único animal que tropieza un millón de veces con la misma piedra, y la piedra de la política del apaciguamiento es una de las favoritas de todos los líderes mundiales para estamparse de bruces. El majadero de Roh debería darse cuenta que el régimen de Pyonyang no quiere fertilizantes para nada: Kim Jong Il y su séquito disponen de todo lo que necesitan, y les importa un bledo si el pueblo a su alrededor muere de hambre o por la violencia. Il, como todo tirano, sólo busca la destrucción de cualquier régimen de convivencia pacífica y extender su predominio sobre otras poblaciones. A cada gesto amistoso responderá con un desplante, con una burla.
Yo le recomendaría a Roh que se diese una vuelta por España y comprobase las reacciones de ETA ante la política de apaciguamiento del gobierno de Zapatero, aupado al poder gracias, también, a una cínica manipulación de los deseos de paz de la población, sacudida por un horroroso atentado. A la política de mano tendida, de renuncia y hasta de chalaneo propuesta por el gobierno, ETA responde colocando bombas de baja intensidad para demostrar que es ella quien sigue marcando el paso, hasta el punto que las demandas de desarme del gobierno en seguida se han tornado súplicas.
Para luchar contra el terrorismo, cualquier forma de terrorismo, hay primero que entenderlo: el terrorismo no negocia, sino que se consume en su afán destructivo, negador de los principios de libertad y derechos en que se basa la convivencia de las sociedades civilizadas. Sólo entiende el lenguaje de la violencia, que es experto en utilizar. Nunca se enmienda, nunca se vuelve bueno, todo lo más se le puede exterminar. Cualquier intento de aplacarlo con dádivas y renuncias está, pues, condenado al fracaso. Basta estudiar algo de historia para saberlo.
Sin embargo, los populistas de medio pelo como Zapatero o como Roh no estudian historia y, lo que es peor, saben bien que los votantes tampoco.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 9:37:00 a. m.