miércoles, mayo 11, 2005

Ola de represión en Cuba

Es irónico hablar de olas de represión en un país cuyo gobierno existe para y por la represión misma, como es absurdo hablar de olas en el fondo del mar. Sin embargo, como un verdugo que regula, en una especie de juego cruel, la presión del nudo alrededor del cuello de su víctima, así juega Castro con la presión asfixiante que ejerce sobre el zamarreado pueblo cubano.
Según informa Diario Exterior, en estos días ha tenido lugar en Cuba la mayor redada contra jóvenes que se recuerda, bajo el estrafalario nombre de medida de seguridad predelictiva, dirigida contra unos 400 muchachos que, en algunos casos, no superan los 16 años a quienes se acusa de hallarse en estado de peligrosidad y de desafiar las normas de la moral socialista. Según informa la organización de oposición Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), que lidera Elizardo Sánchez y que es considerada ilegal por el Gobierno de Castro, los adolescentes han sido internados en prisiones de alta seguridad de la isla.
Este es el momento de comprobar si los mismos que siguen clamando para que un anciano valetudinario como Pinochet, que apura los últimos días de su miserable vida alejado de cualquier responsabilidad y de cualquier capacidad de influencia, purgue como merece sus pecados; o los mismos que han condenado la intervención en Irak pontificando contra la política de acción preventiva, van ahora a lanzarse a las calles munidos de cacerolas y pancartas para defender los derechos de 400 chavales cubanos que no han cometido otro error que desafiar la moral socialista, sea esta moral la que sea y se base en las servidumbres y humillaciones de la libertad en que se base.
De nada sirve expresar un deseo tan vano, pero yo al menos desearía que esta nueva demostración del concepto que Castro tiene del acercamiento y de la apertura se le clavase a los próceres europeos que siguen creyendo que hay algo que negociar con el régimen genocida del Carnicero de la Habana. Y en ese grupo de próceres hay que incluir, en posiciones de honor, a nuestro Presidente del Gobierno y al vetusto Presidente gallego: dos de los muchos dirigentes que se han dejado encantar como pajarillos por el verbo fluido del Bandolero de Sierra Maestra, prolongando la esperanza de una solución negociada, de una vía para suavizar las (injustas, impuestas por el satán del norte) sanciones comerciales, mientras él, sin mudar el gesto, aprieta el puño y decreta la tortura de 400 muchachos inocentes.
¡Manifestantes, piquetes, pancarteros, ¿dónde estáis ahora?! ¿Dónde?
Actualización: ya ayer Carmelo se refirió, con el genio habitual, a este mismo asunto.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 12:29:00 p. m.