viernes, junio 17, 2005

España, pendiente de la respuesta.

ETA les pone los puntos sobre las íes a los abanderados del proceso de paz.
En una carta dirigida a Gara, la banda ETA les pone los puntos sobre las íes al Gobierno y a quienes han venido afirmando con bobaliconería que existe un proceso de paz entre los terroristas y el Estado, cuyo punto de partida fundamental es el abandono de las armas.
La postura de ETA queda clara en el comunicado: están dispuestos a profundizar en el proceso de hallar soluciones al conflicto vasco, sin que ello involucre en modo alguno abandonar la lucha. Traducido a román paladino, la banda se planteará abandonar las armas si obtiene satisfacción a sus peticiones, y hace hincapié en que los rumores sobre treguas unilaterales son completamente infundados. Como demostración de su estrategia, ETA reivindica como propios los últimos atentados registrados por España, incluido el del Valle de los Caídos, que permanecía controvertido.
Las peticiones de ETA no son otras que las ya conocidas: lograr la independencia, camino en el que, según afirma la carta, se ha logrado ya mucho, para lo cual plantean la necesidad de un proceso negociado, lo que implica un cierto grado de equivalencia entre las dos partes negociadoras; la capacidad para ejecutar el do ut des. Para aviso de inocentes e ingénuos: no hablamos de acercar unos presos y de soltar otros, los menos culpables: hablamos, por el contrario, del objetivo confeso del Nacionalismo vasco desde el principio: la independencia del País Vasco, la secesión, con el objetivo de instaurar en la nueva patria un régimen estalinista y excluyente, una tiranía.
No han dejado tampoco los terroristas la ida por la venida en relación con el Pacto Antiterrorista ideado por Redondo Terreros y apoyado, sin fisuras hasta hace un año, por PP y PSOE; ETA considera que el pacto está herido de muerte, y que las campanas que tocan a muerto están, nada más y nada menos que en el Congreso de los Diputados. La obsesión por enterrar el pacto que demuestran los terroristas no es más que la prueba de su eficacia en la lucha antiterrorista; algo de lo que el Gobierno debería tomar nota.
Ahora se abre un proceso interesante en el cual habrá que estar muy atento a las palabras del Gobierno y de quienes lo respaldan.
En primer lugar, parece de rigor que los que se opusieron a la manifestación del día 4 de junio, tachándola de manifestación contra la paz, pidan ahora disculpas. ETA ha dejado claro que no piensa abandonar las armas y que sí impondrá un precio político: justo lo que decíamos los que nos manifestamos en Madrid el día 4. Espero, por tanto, que alguien nos reconozca que teníamos razón.
En segundo lugar, habrá que ver si el Gobierno, reconozca o no sus errores pretéritos, se decide a obrar en consecuencia, dando por concluida cualquier vía de diálogo con los terroristas, reanudando la normal aplicación de las leyes antiterroristas, aplicando la Ley de Partidos contra el PCTV y reafirmando la adhesión al Pacto Antiterrorista.
Si el Gobierno obra de este modo, no me cabe duda que contará con el apoyo de todos los ciudadanos, como siempre sucedió en el pasado, fueran los gobiernos del PSOE o del PP, en materia tan crítica y urgente como la lucha y erradicación del terrorismo.
Si persiste en su voluntad de dialogar con ETA, de negociar con ETA, habrá quedado definitivamente clara la quiebra total del Estado de Derecho en España; la plasmación física y jurídica de esa quiebra será ya sólo cuestión de tiempo; tal vez muy poco tiempo.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 10:43:00 a. m.