miércoles, agosto 24, 2005

Lecturas veraniegas (presentación)

Terminadas las vacaciones, ha llegado el momento de regresar a los quehaceres habituales, entre ellos reencontrarme con los lectores de Freelance Corner. Y una buena manera de hacerlo es comentando los libros leídos durante las semanas de descanso.
Como supongo que le sucede a una parte importante de los lectores, hace años que confiné el hábito por la lectura, casi de forma exclusiva, a las escasas semanas de descanso que pueden disfrutarse en verano. El resto del año se lo pasa uno demasiado exigido, como dicen los futbolistas, como para tener tiempo y fuerzas para leer con la continuidad que la mayor parte de los libros requieren, sobre todo si se trata de libros de ensayo. Por eso, entre el equipaje siempre intercalo una mochila verde con algunos libros que, a la vuelta, suele lucir bastante más hinchada que a la ida, porque se ha convertido para mí en una sana tradición la compra, cada verano, de tres o cuatro libros más en la agradable y bien surtida Librería del Mar de Oliva Playa.
Este año han habitado la mochila estos volúmenes:
- El suicidio de España, de Enrique de Diego.
- Yo fui soldado del primer regimiento, de Manuel Mª Alfonso Maya.
- Ocho años de gobierno, de José Mª Aznar.
- Homo Ludens, de Johan Huizinga.
- La miseria del Historicismo, de Karl Popper.
- El malestar en la Globalización, de Joseph Stiglitz.
A estos seis textos se unieron durante las vacaciones estos otros dos, comprados como se ha dicho en la Librería del Mar:
- Economía Liberal para no economistas y no liberales, de Xavier Sala i Martín.
- Diario de Irak, de Mario Vargas Llosa.
(En la mochila, a decir verdad, había otros dos o tres libros además de los dichos porque, con exceso de optimismo, creí que tendría tiempo para leerlos todos. Sin embargo los días dan de sí lo que buenamente se puede y no he podido extender la nómina de lecturas más allá de las relacionadas arriba. No me resisto a dejar aquí constancia de un caso llamativo: uno de esos libros acarreados inútilmente y que han vuelto tan vírgenes como marcharon es Cómo se hace una tesis, de Umberto Eco. Es llamativo porque es ¡el tercer año! que lo echo al macuto y me lo traigo de vuelta sin haber pasado de la introducción).
A partir de las anotaciones que fui tomando durante la lectura de cada uno de los libros que he leído este verano iré escribiendo unos breves comentarios que iré colocando aquí cuando vaya pudiendo y que, en algunos casos, espero que sirvan para contrastar opiniones con los lectores de FC; en los más, confío que estimularán a la lectura de alguno de esos libros; y también, a veces, creo que servirán para desincentivar la lectura de otros, no siempre a mi pesar.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 10:17:00 p. m.