domingo, septiembre 18, 2005

La fiesta del PCE.

Si este blog estuviera, como tantos otros, dividido en secciones, no habría sabido dónde colocar un artículo sobre la fiesta del PC: si en paleontología o en fenómenos paranormales (calambur de última hora: fenómenos para-anormales).
De sobra sé que los temas del día son las elecciones en Alemania (donde Merkel decepciona) y en Afganistán (enlace vía Barcepundit). Yo, que me incorporo tarde a la tarea de bloguear después de un fin de semana en la sierra, no puedo por menos que comentar aquí un tema sin duda menor, pero que no deja de causarme un asombro que, como los buenos vinos, se agiganta con los años.
Y es que ya es desde hace casi 30 que el vetusto y apolillado PCE viene celebrando, por estas fechas, su tradicional Fiesta en la Casa de Campo de Madrid. Música ratonera (pero muy progre toda, claro) y nostalgias del bloque este, incluyendo un intento de agresión a una vocal de Amnistía Internacional (que no se puede decir que sea precisamente la Mont Pelerin).
Con todo, lo que más me ha llamado la atención, ha sido la pancarta desplegada en el real de tan extraña y deslucida feria (vista en el Telediario de TeleMadrid; alguno dirá que la colocó allí Germán Yanke a traición y por sorpresa), pancarta donde se leía: Solidaridad con la resistencia en Irak. Es decir, los comunistas españoles se sienten solidarios con quienes, apenas unas horas antes, habían acabado con las vidas de tres docenas de iraquíes indefensos y, por añadidura, pobres; con quienes llevan ya más de 250 asesinatos en cuatro días perpetrados contra la mayoría chií que puebla el país. A esa siniestra jauría de asesinos manifiestan los comunistas del PCE sus adhesiones, sus simpatías y sus lealtades.
Luego, a nuestros amigos progres, les molesta que se les pregunte eso de "cuántos muertos te tocan", mientras albergan en sus filas especímenes como los autores de la pancarta de marras u otros que manifiestan con alborozo (y sin asomo de vergüenza) que, en su día, propusieron la creación de un grupo cuyo nombre tendría que haber sido "Periodistas con Saddam".
Dice Revel que "la certeza de ser de izquierdas descansa en un criterio muy simple, al alcance de cualquier retrasado mental: ser, en todas las circunstancias, de oficio, pase lo que pase y se trate de lo que se trate, antiamericano". Por fortuna para el Mundo, Norteamérica mantiene desde hace muchos años la saludable actitud de oponerse con determinación y firmeza a las peores tiranías; eso ha impuesto y sigue imponiendo a las izquierdas una automática alianza de sangre con esas mismas tiranías, con tal de mantener su visceral antiamericanismo. Mientras eso no cambie, mientras la izquierda no haga desaparecer esos patológicos genes de su mapa ideológico, los que no somos de izquierdas tendremos todo el derecho del mundo a señalarles los cadáveres de 34 chiíes inocentes, asesinados en un mercado de Bagdad, y pedirles explicaciones.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 9:57:00 p. m.