lunes, octubre 03, 2005

Eclipse total

"Zeus padre de los Olímpicos, de un mediodía hizo noche, ocultando la luz del Sol brillante. Húmedo espanto sobrevino a las gentes. Desde entonces cualquier cosa resulta creíble y esperable a los humanos"

Arquiloco de Paros. 650 a.c.







He obtenido estas fotografías desde la terraza de casa. De forma decepcionante, no se ha hecho la noche en el día, como dicen las escrituras que sucedió no recuerdo en qué pasaje bíblico, o como ocurría en la leyenda de Isabeau de Anjou y su amante, el Capitán Navarre, trasmutados respectivamente en halcón y en lobo por el maléfico Obispo Hechicero de Aquila, quienes recuperaron su condición humana durante un eclipse. Todo lo más, el día se ha tornado levemente ceniciento y crepuscular, como cuando una nube pasajera tapa por un momento el sol.
Hoy ha sido un día feliz en lo personal, porque la mujer de uno de los socios del despacho ha dado a luz un niño, apenas unos minutos después de la fase de totalidad. Como es lógico, los familiares y los amigos nos hemos dedicado a hacer bromas sobre el porvenir del "niño del eclipse" y nos preguntamos si se parecerá a alguno de sus famosos precursores nacidos en el transcurso de un eclipse, Juan Pablo II o Carlos Marx.
Por lo que se refiere a España y su política, sin embargo, el eclipse que hoy hemos visto parece como sacado de una leyenda porque, como los eclipses de las leyendas, también éste trae avisos funestos y aciagos presagios. España, ese ordenamiento dirigido a la libertad que surgió del final de la dictadura franquista y de la Constitución de 1978, se rompe a vista y paciencia del personal, ruptura promovida, en el norte, por el nacionalismo disolvente y, en el sur, por el príncipe alauita, con la ayuda y el estímulo en ambos casos del Gobierno, de su Presidente y, lo que es mucho peor, ante la zafia e irresponsable indiferencia de la Corona.
Los días venideros nos permitirán saber hasta qué punto los presagios son ciertos y si se cumple la profecía de Nostradamus:
"Cuando la falta de Sol sea
En pleno día el monstruo será visto
De otra manera se le interpretará
Carestía no importa, nadie lo habrá previsto".
El monstruo es el de siempre: la tentación totalitaria que pretende arrebatar territorios, no a una idea romántica o historicista de España, sino a la libertad individual, en beneficio de la entelequia nacionalista y del afán expansionista islámico. Está por ver cómo de cansados y adormecidos nos encuentra el monstruo o si somos capaces de oponerle alguna resistencia en defensa de la libertad.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 1:40:00 p. m.