jueves, octubre 13, 2005

Enriquito es una mina.

Vuelvo de Estatutlandia y me encuentro con esto.
No se puede debatir racionalmente con quien renuncia a la razón de tan clamorosa manera. Es un hecho objetivo que algunas personas son más tontas que otras (aunque los socialistas quieran hasta socializar la inteligencia, y por eso se inventan normas como la LOGSE); en este caso, por desgracia, nos hemos topado con uno de los que salieron mal parados en el reparto primigenio. Es decir, con un tonto muy tonto.

Un tonto muy tonto que cita alegremente el comentario de un libro escrito por un ex-nazi como prueba de que el comentarista profesa ideas nazis (por la misma regla de tres yo soy comunista porque estoy leyendo una biografía del Ché Guevara), y un tonto tan tonto y tan inocente que, encima, coloca el enlace al artículo de marras para que todos sus lectores puedan comprobar hasta qué punto es tonto y se equivoca, artículo donde se lee, sin ir más lejos:
(...) desde la óptica del documento histórico, la lectura es más que recomendable, igual que el visionado de la película “El Hundimiento”, para no volver a caer jamás en una etapa histórica donde el aborrecimiento más extremado se extendió por la mayor parte de Europa. Los infortunados judíos, totalmente al margen de cualquier culpa de tanto delirio colectivo, así como otras etnias y millones de enemigos políticos de los fanatizados nazis fueron masacrados para crear una patria de pureza nacionalista. Sepamos aprender, pues, de las etapas de horror del siglo pasado y apliquemos el conocimiento adquirido a condenar sin paliativos cualquier semejanza que, si bien en sus inicios, comienza a darse hoy en España.

(Bueno, para citar esto como prueba del "fascismo" del articulista, además de tonto de baba hace falta ser un miserable y un sinvergüenza).
Del resto de "pruebas" que trae, qué vamos a decir, sino lo mismo. Afirma que una especulación sobre un hecho futuro (como la formulada en su día por Vascongado) es "una mentira"; o me dice a mí que miento porque afirmo que, como es palmario, la izquierda se ha mostrado siempre partidaria de la legalización de ciertas drogas, aunque luego cumplen con rigor con lo que yo también afirmaba en el mismo artículo, es decir, que en cuanto llegan al poder les sale de dentro su voluntad reguladora y liberticida que conduce a normas como la prohibición de fumar en la mayor parte de los lugares públicos, norma totalitaria que un filototalitario como Castro acoge con alborozo y batir de palmas; o confundir una afirmación relacionada con el "deber ser" como la vertida en Ajopringue ("[el Estado] no debe promover ninguna religión") con una manifestación de ignorancia o mentira; en fin, huelga seguir comentando lo que no son más que divagaciones de un orate, que llama en su ayuda precisamente los argumentos y datos que clamorosamente lo contradicen.

Con todo, a mí lo que verdaderamente me da mucha pena es imaginar las horas y horas que habrás invertido, membrillo, en la soledad de tu cuarto, obsesionado y vengativo, leyendo decenas, centenares de posts de Red Liberal, buscando imposibles rastros de nuestro inexistente fascismo, en un esfuerzo tan ímprobo como estéril, y que después de tanta lectura... no hayas aprendido nada.

Me apena y, un poco, me horroriza.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 6:10:00 p. m.