sábado, noviembre 05, 2005

Más favores pagados.

El otrora prestigioso Premio Nacional de Teatro ha ido a parar a uno de los grupos de teatro más comprometidos con la causa de apoyo a la izquierda política española: Animalario.
Animalario es uno de esos grupos de teatro creados, no por sentido artístico, sino con voluntad instrumental de agitación política.
La obra de Animalario es perfectamente previsible: la existencia es una mierda, la humanidad es un conjunto de seres sucios y estúpidos (hasta el punto que un mono, Copito de Nieve, es un juez apropiado para todos nosotros) y la vida constituye "una humillación". Por eso los integrantes de la Compañía, en lugar de saltarse la tapa de los sesos, viven perfectamente instalados en el star system subvencionado de la cultureta española. Ah, perdón: que la vida que es una mierda es la de los demás. En todo caso, y por medio de cabriolas conceptuales difíciles de desentrañar, la crítica existencial se convierte al final en la crítica al PP, a Aznar (o su familia, que pasaba por allí) y al Capitalismo, como si estas tres manifestaciones de la realidad subsumieran el conjunto de la realidad misma.
Los fundadores de Animalario son Guillermo Toledo y Alberto San Juan. El primero es muy conocido ya que, en su afán de dedicarse al arte puro y no incurrir en el sucio vicio de participar en montajes comerciales y alienantes, ha estado varios años integrado en el plantel de esa magna producción de Tele5 titulada "Siete Vidas", donde Toledo pudo lucir su aspecto cool de persona que no se ha lavado en una semana y donde, por todo mérito, acuñó esa perla de sabiduría vernácula que anda ahora en boca de quinceañeros: qui'cir. Llevado de su afán de superación y su enorme sensibilidad artística, Willy ha participado en obras cumbres como "El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo", o "Crimen Ferpecto". Pero en fin, Toledo está por encima de esas cosas y, como decía el Gallo, "más cornás da'l'hambre".


Willy Toledo: no le gustan ni el Capitalismo ni el jabón


Sucede que Guillermo, además de un mediocre actor de comedietas infumables, es un tipo totalmente integrado en la kultura subvencionada, miembro de la plataforma "Cultura contra la Guerra" (donde se codea con muchos otros pro-castristas y filoterroristas) y habitual de los saraos de oposición a la guerra de liberación de Irak (saraos pagados con el dinero expoliado a los irakíes a través del programa fraudulento de ayuda humanitaria "Petróleo por Alimentos"), además de partidario de los peores regímenes dictatoriales y genocidas (en alguna manifestación lució una camiseta con la cara de Ho-Chi-Minh).

El otro fundador del invento, Alberto San Juan, es sólo un poco menos famoso que Toledo, porque tampoco ha querido participar en películas comerciales como "El otro lado de la cama" o "Entre las piernas". No se lava mucho más que Willy, pero va un poco más de duro-guaperas que de caradura-guaperas, aunque sin duda son hombres que huyen de los estereotipos.

Alberto San Juan: otro progre que odia las multinacionales empezando por la Gillette


Lo de Alberto en cierto diálogo o entrevista publicado en el Mundo fue muy ilustrativo, y hé aquí algunas joyas para la posteridad:

P. Sr. San Juan, me gustaría saber su parecer sobre la falta de una crítica tan contundente que se les achaca respecto de ETA.

R. Queramos o no, los españoles estamos a punto de colaborar en una guerra contra Irak. Esta es la cuestión que de forma espontánea saltó en los Goya. ETA es otro tema. En cualquier caso, yo personalmente estoy en contra de cualquier forma de violencia, tanto de los grupos terroristas como de los Estados.

(Esto se comenta por sí mismo y da idea de la catadura moral del individuo: ETA "es otro tema" y tan violenta es la ETA como el Estado. Un verdadero miserable).

P. ¿Se plantearia ir de escudo humano a Irak, o solo protesta desde la comodidad y seguridad de un escenario, el Congreso o la Puerta de El Sol el dia 15? Oni.

R. ¿Por qué piensas que la única protesta válida es ir de escudo humano a Irak?
(Las preguntas te las están haciendo a ti, Albertito. Ante un Tribunal, a esto se le llamarían evasivas. Y yo sigo interesado en saber la respuesta: si tan firmes son tus convicciones, ¿por qué no te fuiste de escudo humano a Irak? Pero a poner el pecho delante de los cuarteles y las fábricas, machote, no en los hospitales y las guarderías como tu colegui Cristina del Valle, que para hacer posturitas delante de un colegio, sabiendo que los malvados yankys no bombardean colegios, valemos todos).
P. ¿Qué opinión te merece el calificativo de "progres desagradecidos" que algunos os han otorgado tras la gala por el tema de las subvenciones? No podríamos decir lo mismo de ciertos políticos, que con sus sueldos, obtenidos también de nuestros impuestos se van de cacerías y juergas varias cuando se les necesita. Gracias.
R. Las subvenciones son un derecho, no un regalo. No hay que agradecerlas, hay que exigirlas. Es dinero de los ciudadanos que se recoge a través de los impuestos y se devuelve construyendo hospitales, ayudando a pagar el papel de los periódicos o ayudando a hacer películas.
(Sí, el dinero se nos arrebata a algunos por vía fiscal y se le devuelve a la Sociedad, pero por alguna extraña razón, en algún punto del proceso, siempre os cae a ti y a los de tu banda en los bolsillos; los ciudadanos, bastante tenemos con demostrar cada día que vuestro cine es una puta mierda. Ah, perdón, que esto es la cosa esa de la redistribución de la riqueza, se conoce; ZP distribuye y tú te haces rico. Eres un crak, Albertito).
P. ¿No resulta un poco hipócrita decir "No a la guerra" sólo cuando la hace EEUU, y callar ante Francia y Costa de Marfil o las amenazas de Corea? ¿No resulta hipócrita decir "No a la guerra" con una camiseta del genocida Ho Chi Minh como hizo su compañero Guillermo Toledo?

R. Si alguien está verdaderamente en contra de la guerra, está en contra de cualquier guerra. La cuestión es que nuestro Gobierno parece impaciente porque España participe en la inminente guerra contra Irak, y eso supone que usted y yo vamos a participar a través de nuestros impuestos en los asesinatos de las personas que mueran en esa guerra. Mi compañero Guillermo efectivamente llevaba una camiseta con el rostro de un hombre que, entre otras cosas, luchó por la libertad de un pueblo.
(Acabáramos: que Ho Chi Minh fue en realidad un taumaturgo que luchó por la libertad de un pueblo. Lo liberó de las cadenas de la carne, en todo caso, porque ayudó a no menos de 5 millones de personas a pasar del estado corpóreo al espiritual. Que les causó la muerte, vamos. Lo dicho, un miserable, y más cosas relacionadas con la honradez de su madre que no digo porque no quiero que me cierren el blog todavía).
Pues a este par de bufones situados entre el servilismo al poder y la delincuencia organizada ha concedido el Ministerio de Pixie el otrora prestigioso premio. Como a Wyoming, como a Julia Otero, como a Rosa Regás, como a Almodóvar, como a tantos otros, también a estos luchadores por su propia bolsa les ha llegado el momento de recibir de este Gobierno, tan pródigo a la hora de premiar a quienes le ayudaron a alzarse al poder, sus treinta monedas de plata.

NOS HEMOS MUDADO. AHORA ESTAMOS EN HTTP://WWW.FREELANCECORNER.NET. PUEDES ENCONTRAR ESTE MISMO ARTÍCULO ALLÍ, E INCLUSO DEJAR TUS COMENTARIOS.

posted by Freelance at 4:05:00 p. m.